¿Acaso su sonrisa refleja su verdadero ser? Cuando a uno le faltan dientes, es difícil sentirse uno mismo. Quizás evite sonreír abiertamente y comer o beber le resulte difícil. Es posible que su rostro haya perdido ese aspecto joven y pleno. Vivir con la falta de tan sólo un diente tiene de por sí un gran impacto en su autoestima y su salud, pero, ¿y qué se dice de la falta de varios dientes?

Durante muchos años, los implantes dentales han sido reconocidos como el estándar más alto para reemplazar los dientes perdidos. Colocados por un dentista de implantes y por lo general hechos de titanio de grado quirúrgico, los implantes son compatibles con el cuerpo humano y se  integran fácilmente al hueso de la mandíbula. Como reemplazo de la raíz de un diente, un implante promedio por lo general puede soportar una corona sencilla. La restauración resultante se asemeja a un diente natural tanto en función como apariencia, y la presencia del implante realmente protege la mandíbula que lo rodea. Aunque suelen ser la mejor solución para reemplazar los dientes perdidos, hay algunos pacientes que no son necesariamente candidatos para el procedimiento tradicional.

Afortunadamente, estos pacientes pueden ahora ser considerados para el procedimiento de implante de sonrisa segura (All-on-Four):

• Pacientes totalmente desdentados (a los que les faltan todos los dientes en la parte superior o inferior)
• Pacientes con poco o nada de hueso mandibular
• Pacientes a los que no les interesa el procedimiento de injerto de hueso-
• Pacientes que están insatisfechos con las dentaduras y puentes parciales removibles.

Para los pacientes que están completamente desdentados (sin dientes en la parte superior o inferior), el concepto All-on-4 proporciona un conjunto fijo de dientes que parecen y funcionan como dientes naturales. El procedimiento se completa generalmente en un día sin necesidad de injerto óseo. Con solamente cuatro implantes, puede disfrutar de un juego completo y seguro de dientes superiores o inferiores que no se quitan y ponen.

No permita que las dentaduras postizas o puentes parciales le impidan gozar de la vida activa y plena que usted se merece. Si las opciones dentales de antaño ya no le satisfacen, entonces considere la opción que le devuelva la sonrisa hoy. Hable con la Dra. Sharon Ornstein sobre sonrisa segura (All-on-4) en Frisco.

La pérdida de tan sólo un diente puede tener un efecto perjudicial en la boca. Los huecos en la boca dejan espacio para que otros dientes se muevan, resultando a menudo en cambios de la mordida. Si los dientes no son reemplazados, estos cambios pueden continuar, causando problemas cada vez más graves. Debido a este efecto dominó, es importante reemplazar los dientes perdidos lo más pronto posible.

La gran gama de efectos de los dientes perdidos

Se le llama “mordida” la relación entre los dientes superiores e inferiores. La mordida no sólo afecta la interacción entre los dientes, sino también la relación entre los maxilares superior e inferior. Si la mordida está seriamente mal alineada, los resultados pueden ser destructivos, de larga duración e incómodos.

Cualquier movimiento o cambio en la mordida puede causar un desgaste excesivo, un rechinar de los dientes, rotura de los dientes, o dificultad para morder y masticar. Otro resultado a largo plazo de la pérdida de dientes puede ser trastornos de la articulación temporomandibular o de la ATM. Esta condición es difícil de diagnosticar y puede causar dolores de cabeza y oído y molestias de mandíbula, e incluso de tensión incómoda de la parte superior de la espalda.

Reemplazar los dientes perdidos

Una de las mejores maneras de reemplazar los dientes perdidos es con implantes dentales. Incluso un solo diente puede ser reemplazado por un implante sin necesidad de modificar los dientes adyacentes. Los implantes dentales se colocan directamente en el hueso maxilar, proporcionando las raíces de dientes de reemplazo, así como superficie para masticar y morder usando prótesis.

El procedimiento más común para la colocación de implantes dentales es que un cirujano oral coloque la porción de la raíz dental, y después de un período de cicatrización, coloque la parte visible del implante. Los implantes son permanentes y se mantienen fijos en la boca, evitando muchos de los problemas que resultan en ajustes incómodos con las dentaduras postizas tradicionales. Otras ventajas de los implantes son:

  • Los implantes no se tienen que quitar para limpiarse
  • Los implantes no requieren adhesivos especiales
  • Los implantes ayudan a mantener la mandíbula saludable
  • Los implantes no requieren modificaciones como las dentaduras postizas

Para saber más sobre la importancia de sustituir los dientes perdidos y cómo pueden los implantes dentales mantener su sonrisa brillante y su mandíbula saludable, póngase en contacto con nuestro cirujano oral rindiendo servicios en Frisco y pida su consulta.

Un implante dental se utiliza para reemplazar dientes perdidos. Los implantes se integran en el hueso de la mandíbula debido a que proporcionan tanto una raíz postiza para el diente así como un reemplazo para la superficie visible del diente. Por ser reemplazos permanentes, los implantes no se tienen que quitar para limpiarse, y ayudarán a largo plazo a mantener la salud de los huesos de su mandíbula.

Muchas personas prefieren los implantes dentales en vez de prótesis dentales por su permanencia y porque ayudan a estimular el crecimiento del hueso de la mandíbula. Después de usar dentaduras postizas durante muchos años, la gente suele experimentar una pérdida ósea tan importante en la mandíbula que cambia la morfología de su rostro. Esto a menudo requiere la actualización de la prótesis dental o una prótesis completamente nueva para adaptarse a esos cambios.

Con implantes dentales, la morfología y el contorno de los huesos de la mandíbula y del rostro se mantendrán sin cambios. Al masticar, la raíz del implante estimula el crecimiento del hueso de la mandíbula, lo que previene la degeneración del tejido óseo.

Además, el tener la raíz implantada directamente en el hueso de la mandíbula significa que los implantes dentales no se mueven dentro de la boca como con las dentaduras postizas. Son más cómodos porque se sienten tal como los dientes naturales, y no hay ningún período de adaptación para acostumbrarse a un elemento extraño abultando en la boca como la hay con las dentaduras postizas. Los implantes dentales le dan una sonrisa con aspecto natural. Su régimen de cepillado y limpieza bucal es similar al que tiene con los dientes naturales, y no hay necesidad de limpiadores para dentadura postiza ni adhesivos.

Para obtener más información sobre implantes dentales en Frisco, por favor comuníquese con nuestra oficina para programar una consulta. Podemos ayudarle a determinar si usted es un(a) buen(a) candidato(a) para implantes y mostrarle lo que los implantes pueden hacer por usted y por su sonrisa.

Los implantes dentales están cambiando la manera de vivir de la gente. Están diseñados para proporcionar una base para los dientes de reemplazo que se ven, se sienten y funcionan como dientes naturales. La persona que ha perdido dientes recupera la capacidad de comer cualquier cosa, sabiendo que los dientes parecen naturales y que sus contornos faciales se conservarán. Los pacientes con implantes dentales pueden sonreír con confianza.

¿Qué son los implantes dentales?

Tener implantes dentales es como tener dientes nuevos y permanentes una vez más. No se tienen que retirar en la noche como las dentaduras postizas ni tienen que usarse cremas para mantenerlos en su lugar, y se puede comer cualquier cosa al igual que con dientes naturales. Le dan una nueva sonrisa permanente y le rejuvenecen.

Los implantes en sí son pequeños tornillos de titanio que se insertan en el hueso maxilar donde faltan dientes. Estas fijaciones metálicas funcionan como raíces dentales artificiales. Se colocan quirúrgicamente en el hueso maxilar. El titanio se integra con el hueso, creando una base sólida para la prótesis dental. Después se conectan pequeños tornillos al implante que salen por las encías. Estos tornillos actúan como puntos fijos estables para la prótesis dental.

Los implantes también ayudan a conservar la estructura facial al prevenir el deterioro del hueso consecuente a la pérdida de dientes.

¿Por qué usar implantes dentales?

Los implantes dentales tienen varias ventajas:

  • Se ven y funcionan como dientes naturales. De hecho, son indistinguibles de los dientes reales.
  • Tener dientes hermosos le devolverá la confianza que pueda haber perdido.
  • Dan una apariencia juvenil y conservan la estructura facial mediante la prevención de la pérdida de hueso.
  • Se puede comer lo que uno quiera. Son más estables, más cómodos y más funcionales que una dentadura postiza o que los puentes. Ya no hay que usar ni cremas ni adhesivos.
  • Le permiten hablar y reírse de manera natural.
  • El sentido del gusto puede mejorar.
  • Conservan los dientes sanos.
  • Son de larga duración, a menudo de por vida.

Un cirujano ortopédico y científico sueco, el Dr. Per-Ingvar Branemark, desarrolló este concepto para la rehabilitación oral hace más de treinta y cinco años. Con su investigación pionera, el Dr. Branemark abrió la puerta a una vida de confort y renovada confianza personal para millones de personas frente a la frustración y la vergüenza de la pérdida de dientes.

El procedimiento quirúrgico

Para la mayoría de los pacientes, la colocación de implantes dentales implica dos procedimientos quirúrgicos. En primer lugar, los implantes se colocan en el hueso maxilar. Durante los primeros tres a seis meses después de la cirugía, los implantes están debajo de la superficie de las encías, uniéndose poco a poco al hueso maxilar. Durante este tiempo podrá usar una prótesis temporal y comer una dieta blanda. La dentista, a su vez, está creando nuevos dientes de reemplazo.

Después de unir el implante a la mandíbula, la segunda fase comienza. La Dra. Ornstein destapará los implantes y colocará postes pequeños que funcionarán como anclas para los dientes artificiales. Estos postes sobresalen a través de las encías. Una vez que se coloquen los dientes artificiales, estos postes no se verán. El procedimiento entero normalmente dura entre seis y ocho meses. La mayoría de los pacientes experimentan una mínima interrupción en su vida diaria.

Los avances quirúrgicos

Usando los avances más recientes en la tecnología de implantes dentales, la Dra. Ornstein puede colocar los implantes en una sola etapa. Con estos implantes no es necesario un segundo procedimiento para destaparlos, pero sí requieren de un periódo mínimo de seis semanas para sanar antes de colocarse la prótesis dental. Incluso hay situaciones en las que los implantes se pueden colocar al mismo tiempo que se realiza la extracción del diente, minimizando aún más el número de procedimientos quirúrgicos. Los avances en la tecnología de implantes dentales han permitido, en algunos casos, extraer los dientes y colocar los implantes con coronas en una sola visita. Este procedimiento, llamado “carga inmediata”, simplifica enormemente el proceso quirúrgico.

¿Quién realmente realiza la colocación de los implantes?

Los implantes son un esfuerzo de equipo entre un cirujano oral y maxilofacial y un dentista reconstituyente. Mientras que la Dra. Ornstein realiza la cirugía de implante en sí, como también las extracciones dentales iniciales y el injerto óseo en dado caso, el dentista restaurador toma medidas y hace la prótesis permanente. Su dentista también hará cualquier prótesis temporal necesaria durante el proceso de implante.

¿Qué tipo de prótesis (coronas) hay disponibles?

Una sola prótesis (la corona) se utiliza para reemplazar un diente perdido –  cada diente protésico se fija en su propio implante. Una prótesis parcial (puente fijo) puede sustituir dos o más dientes y se pueden requerir sólo dos o tres implantes. Una prótesis dental completa (puente fijo) reemplaza todos los dientes de su mandíbula superior o inferior. El número de implantes varía según el tipo de prótesis completa (removible o fija) que se recomienda. Una prótesis separable (sobredentadura) se une a una barra o aditamento de articulación esférica, mientras que una prótesis fija es permanente y sólo removible por el dentista.

La Dra. Ornstein realiza la cirugía del implante en un quirófano similar al de un hospital, optimizando así el nivel de esterilidad. La cirugía de implantes con hospitalización es para pacientes que tienen necesidades médicas o anestésicas especiales, o para aquellos que necesitan importantes injertos óseos de la mandíbula, la cadera o la tibia.

¿Es usted un candidato para los implantes?

Casi cualquier persona es candidato. Si usted es un adulto joven, de mediana edad o mayor, ya sea que usted necesite reemplazar un diente, varios dientes o toda su dentadura, existe una solución de implantes dentales para usted. Con la excepción de los niños en crecimiento, los implantes dentales son la solución predilecta para la gente de todas las edades.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

La mayoría de los implantes dentales y el injerto óseo se pueden realizar en el consultorio bajo anestesia local, con o sin anestesia general.

¿Necesitan los implantes algún cuidado especial?

Una vez que los implantes estén en su lugar, funcionarán bien durante muchos años si cuida de ellos y mantiene su boca sana. Esto significa tomarse el tiempo para una buena higiene oral (cepillado y uso de hilo dental) y acudir a citas regulares con su especialista dental.

Dientes en una hora

DIENTES EN UNA HORA (TEETH-IN-AN-HOUR™) es un concepto revolucionario que proporciona a los pacientes implantes dentales plenamente funcionales en un solo procedimiento que dura aproximadamente una hora. Esta tecnología fue desarrollada recientemente por Nobel Biocare, y permite la colaboración entre ambos el médico reconstituyente y el cirujano. Esta combinación de conocimientos y experiencia no sólo logra una mayor seguridad, pero también una colocación de implantes más precisa. La fabricación de una prótesis definitiva se completa antes de la cirugía. A menudo, los pacientes pueden reanudar sus actividades normales al día siguiente.

El proceso comienza con una tomografía computarizada del hueso de la mandíbula del paciente. Esta tomografía permite la generación de un modelo en tres dimensiones de la mandíbula, que luego puede usarse con un programa de realidad virtual para planificar la colocación del implante sin la presencia del paciente. En consecuencia, se consiguen colocaciones de implantes más precisas y se requiere menos tiempo de tratamiento para el paciente en el consultorio.

Injerto óseo mayor y menor

Al cabo de un tiempo, el hueso de la mandíbula asociado con dientes faltantes se atrofia o se reabsorbe. Esto a menudo resulta en un problema de deficiencia en cuanto a calidad y cantidad de hueso adecuadas para la colocación de los implantes dentales. En estas situaciones, la mayoría de los pacientes no son candidatos para los implantes dentales.

Hoy en día, tenemos la capacidad de estimular el crecimiento del hueso donde sea necesario. Esto no sólo nos da la oportunidad de colocar implantes de longitud y anchura apropiadas, sino que también nos permite restaurar la funcionalidad y la apariencia estética.

Injerto óseo mayor

Con un injerto óseo, se pueden reparar los sitios de implante que tengan estructura ósea inadecuada debido a extracciones, enfermedad de las encías o lesiones previas. El hueso se obtiene de un banco de tejidos o se toma de su propio hueso maxilar, de la cadera o de la tibia (debajo de la rodilla.) También se realizan injertos óseos en los senos faciales, para reemplazar el hueso en el maxilar superior posterior. Además, se pueden utilizar membranas especiales que se disuelven debajo de la encía y protegen el injerto óseo estimulando así la regeneración del hueso. Este proceso se conoce como la regeneración ósea o regeneración tisular guiada.

Los injertos óseos importantes se suelen llevar a cabo para reparar defectos de los maxilares. Estos defectos pueden surgir como resultado de lesiones traumáticas, cirugías de tumores o defectos congénitos. Los defectos grandes se reparan con hueso del propio paciente. Este hueso es colectado a partir de varias zonas en el cuerpo, dependiendo del tamaño del defecto. El cráneo (cráneo), la cadera (cresta ilíaca) y la rodilla lateral (tibia) son ubicaciones para donación comunes. Dichos procedimientos se realizan comúnmente en un quirófano y requieren una estancia en el hospital.

Procedimiento de elevación de los senos paranasales

Los senos paranasales maxilares se ubican detrás de las mejillas y arriba de los dientes superiores. Los senos paranasales son cavidades sin nada adentro. Algunas de las raíces de los dientes superiores naturales se extienden hasta los senos paranasales maxilares. Cuando se extraen estos dientes superiores, a menudo queda sólo una pared delgada de hueso que separa el seno maxilar de la boca. Los implantes dentales necesitan hueso para mantenerse en su lugar. Cuando la pared del seno paranasal es muy delgada, es imposible colocar implantes dentales en el hueso.

Existe una solución usando una técnica conocida como injerto del seno paranasal o elevación del seno paranasal. El cirujano de implantes dentales se introduce en el seno paranasal desde donde estaban antes los dientes superiores. Luego la membrana del seno se levanta y el tejido óseo donado se introduce en el suelo del seno. Tenga en cuenta que el suelo del seno paranasal es el techo de la mandíbula superior. Después de varios meses de curación, el hueso se convierte en parte de la mandíbula del paciente y los implantes dentales se pueden insertar y estabilizarse en este nuevo hueso del seno paranasal.

La elevación del seno paranasal posibilita para muchos pacientes el tener acceso a los implantes dentales, cuando años atrás no había otra opción más que usar dentaduras postizas sueltas.

Si hay suficiente hueso entre la cresta maxilar superior y la parte inferior del seno paranasal para estabilizar bien el implante, las elevaciones de seno y la colocación de implantes se pueden realizar a veces en un sólo procedimiento. Si no hay suficiente hueso, la elevación del seno paranasal tendrá que realizarse primero dejando que el injerto madure durante varios meses, dependiendo del tipo de material de injerto. Una vez maduro el injerto, se pueden colocar los implantes.

Expansión de la cresta alveolar

En casos graves, la cresta o borde alveolar se ha reabsorbido y se coloca un injerto óseo para aumentar la altura o el ancho del borde. Esta es una técnica utilizada para restablecer la dimensión perdida del hueso cuando la cresta alveolar de la mandíbula se vuelve demasiado delgada para colocar los implantes convencionales. En este procedimiento, la cresta ósea de la mandíbula es, literalmente, ampliada por medios mecánicos. Se puede colocar el material del injerto óseo y permitir que madure durante unos meses antes de colocar el implante.

Reposicionamiento de los nervios

El nervio alveolar inferior que da sensación al labio inferior y a la barbilla, posiblemente necesite moverse para poder crear espacio y colocar implantes dentales en la mandíbula inferior. Este procedimiento se limita a la mandíbula inferior y se recomienda cuando faltan dientes en el área de las dos muelas de atrás o el segundo premolar, y con la condición secundaria anteriormente mencionada. Dado que este procedimiento se considera muy agresivo (casi siempre hay algo de entumecimiento postoperatorio del labio inferior y el área de la mandíbula que se disipa muy lentamente, si es que llega a desvanecerse del todo), por lo general se consideran otras opciones, menos agresivas, en primera instancia (la colocación de implantes de lámina, etc.).

Normalmente, eliminamos una sección exterior de la región lateral de la mejilla del maxilar inferior, con el fin de exponer el nervio y el canal del vaso sanguíneo. Luego aislamos el conjunto de nervio y vaso sanguíneo en la zona, y lo sacamos un poco hacia un lado. Al mismo tiempo, vamos a colocar los implantes. A continuación, el conjunto se libera y se vuelve a colocar sobre los implantes. El acceso quirúrgico se rellena con material de injerto óseo seleccionado por el cirujano y la zona se cierra.

Estos procedimientos se pueden realizar por separado o juntos, dependiendo de la condición del individuo. Como se mencionó anteriormente, hay varias áreas del cuerpo adecuadas para la extracción de injertos óseos. En la región máxilofacial, se pueden tomar injertos óseos del interior de la boca, en la zona de la barbilla o la región del tercer molar o en el maxilar superior detrás del último diente. En situaciones de más amplitud, se puede extraer una mayor cantidad de hueso de la cadera o la cara externa de la tibia a nivel de la rodilla. Cuando usamos hueso del mismo paciente para las reparaciones, por lo general obtenemos los mejores resultados.

En muchos casos podemos utilizar el material alogénico para aplicar injertos óseos en implantes dentales. Este hueso se prepara a partir de cadáveres y se usa para estimular el crecimiento del hueso del paciente dentro de la zona de reparación. Es muy eficaz y muy seguro. También se pueden usar materiales sintéticos para estimular la formación ósea. Incluso usamos factores de su propia sangre para acelerar y inducir la formación ósea en las zonas del injerto.

Estas cirugías se llevan a cabo en nuestro consultorio externo en quirófano bajo sedación IV o anestesia general. Después de que se le da de alta, se recomienda reposo en cama durante un día y actividad física limitada por una semana.

Antes de la cirugía protésica

La preparación de la boca antes de la colocación de una prótesis se conoce como cirugía preprotésica.

Algunos pacientes requieren pequeñas intervenciones quirúrgicas orales antes de recibir una prótesis parcial o completa, con el fin de garantizar el máximo nivel de confort. Una prótesis dental se coloca en la cresta ósea, por lo que es muy importante que el hueso tenga la forma y el tamaño apropiados. Si hay que extraer un diente, el hueso subyacente podría quedar afilado y desigual. Para el mejor ajuste de la prótesis, es posible que se tenga que alisar o remodelar al hueso. En ocasiones, se tiene que retirar el exceso de hueso antes de insertar la prótesis.

Uno o más de los siguientes procedimientos pueden ser necesarios para preparar la boca para una prótesis:

  • alisado y remodelación ósea
  • eliminación del exceso de hueso
  • reducción de la cresta ósea
  • eliminación del exceso de tejido de las encías
  • exposición de los dientes impactados

Repasaremos con usted sus necesidades específicas durante su cita.