Un implante dental se utiliza para reemplazar dientes perdidos. Los implantes se integran en el hueso de la mandíbula debido a que proporcionan tanto una raíz postiza para el diente así como un reemplazo para la superficie visible del diente. Por ser reemplazos permanentes, los implantes no se tienen que quitar para limpiarse, y ayudarán a largo plazo a mantener la salud de los huesos de su mandíbula.

Muchas personas prefieren los implantes dentales en vez de prótesis dentales por su permanencia y porque ayudan a estimular el crecimiento del hueso de la mandíbula. Después de usar dentaduras postizas durante muchos años, la gente suele experimentar una pérdida ósea tan importante en la mandíbula que cambia la morfología de su rostro. Esto a menudo requiere la actualización de la prótesis dental o una prótesis completamente nueva para adaptarse a esos cambios.

Con implantes dentales, la morfología y el contorno de los huesos de la mandíbula y del rostro se mantendrán sin cambios. Al masticar, la raíz del implante estimula el crecimiento del hueso de la mandíbula, lo que previene la degeneración del tejido óseo.

Además, el tener la raíz implantada directamente en el hueso de la mandíbula significa que los implantes dentales no se mueven dentro de la boca como con las dentaduras postizas. Son más cómodos porque se sienten tal como los dientes naturales, y no hay ningún período de adaptación para acostumbrarse a un elemento extraño abultando en la boca como la hay con las dentaduras postizas. Los implantes dentales le dan una sonrisa con aspecto natural. Su régimen de cepillado y limpieza bucal es similar al que tiene con los dientes naturales, y no hay necesidad de limpiadores para dentadura postiza ni adhesivos.

Para obtener más información sobre implantes dentales en Frisco, por favor comuníquese con nuestra oficina para programar una consulta. Podemos ayudarle a determinar si usted es un(a) buen(a) candidato(a) para implantes y mostrarle lo que los implantes pueden hacer por usted y por su sonrisa.